Blog

15. Sep, 2018

Muitas pessoas escalam o Mt.Elbrus de 5.692msnm, localizado ao sul da Rússia no Cáucaso perto da fronteira com a Geórgia, por uma infinidade de motivos. Para alguns por ser um dos 7 Summits, para outros pelo fato de ser a montanha mais alta da Europa, para mim por vários motivos: o reto de encarar o meu primeiro `Sete Cumes´, a minha primeira montanha acima dos 5.500msnm, viver uma aventura numa região fora do comum e na Rússia! aproveitando para conhecer duas belas cidades: St.Petersburgo e Moscou, e todos estes motivos para tentar fugir do stress provocado pelo 11 de Setembro de 2001 pelo fato de trabalhar no mercado de ações americano. E assim, decisão tomada, fui fazer um curso preparatório com a Alpine Ascents International `Cascades Glaciar Mountaineering Course´ , depois de 7 dias de curso estava apto para empreender a aventura.

No começo de Julho `partiu´ para a Rússia, para St.Petersburgo, onde iria me reunir com os outros integrantes da Expedição da Alpine Ascents International e o nosso guia o já famoso escalador e Senior Guide Vern Tejas. De St.Petersburgo fomos no trem da meia noite para Moscou...e que noite...após o jantar a metade do grupo começou a passar mal, diarreia, no trem, de madrugada era uma fila na porta do banheiro do nosso vagão que não parava mais, coincidência ou não só eu e o Ruben Medina o outro latino do grupo, não sofremos com a diarreia. De Moscou fomos para Mineral Vody e de lá para o Vale do Terskol fazer o nosso período de aclimatação. Alguns incidentes chatos mas no fundo divertidos aconteceram no hotel com um dos integrantes do grupo, quis se agraciar como uma menina...nessa região são muçulmanos, aí já viu...a família querendo tomar partido e o nosso amigo escondido embaixo da cama.

O Elbrus não é uma montanha tecnicamente difícil de escalar, apesar de apresentar um alto índice de acidentes e muitos deles porque as pessoas subestimam a altitude e as mudanças climáticas que podem acontecer. No dia de aclimatação tivemos alguns problemas dentro do glaciar com alguns recrutas do exército russo já que por estarmos perto da fronteira com a Tchetchena as regras de segurança nas fronteiras são bem estritas o que leva a alguns abusos por parte deles, enfim, estão na sua terra e é do seu direito e nós temos que respeitar seguindo a máxima `aonde for faz o que veja´. A escalada transcorre com calma, o nosso guia, o Vern, é o máximo e no dia 12 de Julho de 2002, todos os 12 integrantes do grupo conseguimos chegar no cume, o meu primeiro cume de um dos `Sete Cumes´ e lá se foi...quando será a próxima? Para o Elbrus voltei em outras duas oportunidades mas vou voltar para Denver e me preparar para a próxima...o Denali no Alaska.

24. Aug, 2018

 Denver, CO. Año de 1997, mes de abril, después de haber consultado y contratado los servicios de una empresa de turismo me aventuré a ir para Nepal donde tuve la oportunidad de contemplar siete de los diez picos más altos del mundo. Durante 25 días salí de mi zona de conforto, caminé y salté como una cabra y pude disfrutar del maravilloso paisaje de las montañas del Himalaya.

Al principio pensé en hacer el trekking solo, aunque es posible hacerlo de esta manera, la complejidad de la montaña y la meteorología son inescrutables y a mi manera de ver y por seguridad es aconsejable ir acompañado y mejor aún, contratar los servicios de una empresa especializada en esta ruta. Recomiendo ampliamente el trekking que estas empresas proponen hasta el Campo Base del Everest porque podrás disfrutar de guías sensacionales, conocedores de la montaña y de sus anuencias, además de ser una gran compañía durante la travesía.

Ya había hecho algunos trekkings en lugares lindos de Brasil, Colombia, Perú y Estados Unidos, pero estar en el Himalaya siempre me pareció algo mágico, poder ver de frente el Everest y sus vecinos…que locura.

Este trekking es por muchos considerado recreativo y que cualquier persona puede hacerlo pero no es bien así. Hay que tener por lo menos un buen preparo físico y hay que tomar precauciones contra el (AMS) Acute Mountain Sickness o más conocido como el Mal de Montaña y que puede manifestarse a partir de los 2500msnm y no tiene correlación con el nivel de preparo físico, porque es genéticamente expresado, o sea, que hay personas que tienen un gen más susceptible a desarrollar el mal. Es importante concientizarse de una frase emblemática del montañismo ` subir es opcional, bajar es obligatorio´ y vamos para el Campo Base del Everest.

Katmandú, una ciudad subgéneris, una desorganización organizada, mezcla de culturas milenarias y que merece ser visitada y explorada en sus entrañas…después de cinco visitas aún me sorprende. Del Tribhuvan International Airport, en su `organizado´ sector doméstico se toma un avión para un vuelo panorámico hasta Lukla a 2700msnm donde comienza el trekking de verdad y el proceso de aclimatación a la altura. El segundo día, el camino de Phakding para Namche Bazaar es más difícil ya que el desnivel es muy grande y el zig-zag parece interminable, uno de los más largos de toda el sendero.

Son 12 días, uno atrás del otro, a veces difícil a veces tranquilo pero siempre viviendo una nueva aventura que a cada momento   piensas que está controlado por una fuerza superior, llámale Dios, madre naturaleza, universo, destino, casualidad o suerte, no importa que nombre le pongas, ella está presente, en todo el camino con el gigante Everest frente a ti y las montañas que le rodean, te hace sentir tan pequeño e indefenso que lo único que puedes hacer es dejarte llevar con lo que sucede, es caminar entre gigantes!! Muerte o Vida, creemos que tenemos el control sobre ellos pero aquí todo puede suceder y sin embargo no lo notas ni lo sientes, tu mente está distraída y viajando por los paisajes que están frente a ti, menos mal tienes a tu guía que te acompaña y te hace volver a la realidad, te hace bajar de tu meditación entre las montañas, sí porque esta caminada nada más es que un reencuentro contigo mismo, una meditación minuto a minuto en donde te preguntas porque y para que estas en este mundo.

He visto la Torre Eiffel, el Cristo Redentor, el Big Ben, el Coliseo Romano, el Taj Mahal, los castillos medievales de Europa, el Grand Canyon, el desierto de Sahara, Macchu Picchu y otros lugares en el mundo y puedo asegurar que ninguno de ellos me ha causado tanto asombro, impresión, emoción y perplejidad como fue la primera vez que vi el Everest, nada hecho por el hombre puede compararse en lo más mínimo, caminar viendo la majestuosidad del Everest te hace olvidar de todo, es como si te integraras a la montaña, ella está allá, la más alta del mundo, majestuosa, imponente , `gigante por la propia naturaleza´ como dice el himno del Brasil, realmente estas meditando en las montañas.

`Live a Story´ (vive una historia) dice en una placa, y es de eso que se trata, todos pueden vivir una vida pero pocos pueden vivir una historia, pisar en el Campo Base del Everest es vivir una historia a 5.364msnm y a los pies del Gigante, un lugar donde acaba una historia pero que para otros apenas es el punto de partida de una más grande, pero esta dejémosla para otra ocasión.